miércoles, 23 de septiembre de 2009

No hacerse entender

Este texto de JOSÉ CUERVO me gustó mucho. Va sobre la desatención que los políticos u otras personas de reputación se hacen así mismos para hacer lo que les da la gana. El texto dice así:

No hacerse entender está al alcance de cualquiera. La vacuna de la gripe A, que los niños españoles tienen el privilegio de probar para el mundo (oí decir en una emisora) es segura pero está en pruebas. A lo mejor hay un matiz entre ser seguro y estar en pruebas pero tiendes a pensar que si es seguro es porque está probado a conciencia. Usamos champú seguro porque está "dermatológicamente testado", con lo cual volvemos a que no hacerse entender está al alcance de cualquiera, incluido un bote de jabón.

Manuel Cháves, vicepresidente tercero del gobierno, declara que para que las sucesivas medidas económicas que brotan -verdes- en la parte económica del ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se entiendan "hay que hacer un esfuerzo para trasladar a la ciudadanía el contenido de la hoja de ruta para la crisis". A continuación propuso "propaganda" aunque lo llamó "pedagogía", que es el arte o la ciencia de enseñar (que se expresa con vocabulario muy difícil).

¿Quién no habla así ya, a costa de oír concejales en las emisoras locales? Ayer escuché a la ministra de Defensa (de la Guerra, diría el PP), Carme Chacón, y estuve todo el día "poniendo en valor". No hacerse entender es, a veces, involuntario.

Gianpaolo Tarantini es "el conseguidor" de Silvio Berlusconi, primer ministro italiano. Aparece como empresario, que sí, pero en realidad es camello y chuloputas. El proxeneta y narcotraficante se explica así: "Quiero precisar que he recurrido a la prostitución y a la cocaína a fin de crearme una red de apoyos en el sector de la administración pública porque pensaba que las chicas y la cocaína serían mis llaves de acceso al éxito en sociedad". ¿Esa jerga picapleitos engañó a Berlusconi que creyó que sus noches eran rubias o morenas, adultas o "velinas", por su encanto de galán maduro y no por los mil eurazos? No hacerse entender está al alcance de un rufián tecnócrata.

FUENTE: http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2009/09/23/opinion-hacerse-entender/290902.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada