lunes, 21 de septiembre de 2009

Adiós al mito del miliciano de Cerro Muriano: la foto de Capa era un montaje

Dejo aquí dos artículos relacionados con la famosa foto del miliciano que murió en combate durante la Guerra Civil. Por lo visto, todo fue falso. Los siguientes artículos que dejo a continuación me dejaron perplejo.

‘El Miliciano Muerto’ de Robert Capa, otro montaje de la izquierda

Redacción | Publicado el 16 Diciembre, 2008 |

La sombra del iceberg es un largometraje documental de investigación que cuestiona, a través varias dudas razonables y razonadas, la veracidad de la versión oficial y plantea la posibilidad de que esta imagen fuera el resultado de una genial puesta en escena.

Hace ya unos meses se estrenó el film, un documental que plantea dudas razonables y razonadas sobre la mítica fotografía ‘El Miliciano Muerto’ de Robert Capa.

Hugo Doménich y Raúl M. Riebenbauer realizan una ‘autopsia’ de la histórica instantánea sobre la Guerra Civil, convertida ya en un símbolo de las tragedias bélicas, en esta película documental de investigación que se llevó el Primer Premio en DOCSDF 2007 y Docusur 2007.

El largometraje ha participado en distintos festivales a nivel tanto nacional como internacional, como la Mostra de Valencia, el Festival de cine de Monterrey, el Festival de Málaga o el Festival de Roma.

En los comienzos de la Guerra Civil española (1936-1939), el mítico fotorreportero Robert Capa —anónimo por aquel entonces— tomó la instantánea. El miliciano muerto, uno de los iconos del siglo XX y símbolo de la tragedia en cualquier guerra. Según la versión oficial, esta fotografía captó por primera vez en la historia el preciso instante de la muerte en plena batalla.

LA HISTORIA

La versión oficial afirma que Robert Capa tomó la fotografía El miliciano muerto hacia las 17 horas del 5 de septiembre de 1936. Fue en una pequeña localidad situada 12 kilómetros al norte de Córdoba, Cerro Muriano, y en una de sus lomas, la de las Malagueñas. Capa y su pareja, la también fotógrafa Gerda Taro, habían llegado a España apenas un mes antes, enviados por la revista francesa ‘Vu’ para preparar un reportaje especial sobre la Guerra Civil.

Afines ideológicamente al bando republicano, en Barcelona se acreditaron ante el jefe del Comissariat de Propaganda, que dispuso para ellos un coche con chófer y los pertinentes salvoconductos. Desde allí viajaron por el país —Huesca, Leciñena, Toledo, etc— en busca de imágenes victoriosas del ejército republicano.

Sin embargo, no encontraron situaciones de acción durante aquellos días. Según sus noticias, los republicanos iban a lanzar un ataque contra las tropas nacionales posicionadas en Córdoba. Capa y Taro pusieron rumbo al sur, pero sucedió todo lo contrario; fueron los nacionales los que iniciaron su avance hacia las montañas del norte, atacando las líneas republicanas con la aviación y la artillería ese 5 de septiembre.

En la siguiente fotografía se puede observar la imagen del Miliciano Muerto en el mismo lugar en el que se había fotografiado a otro caído con anterioridad. Casualidades. Parece que los republicanos morían todos en el mismo sitio.



Estudio comparativo de las fotografías publicadas en la revista «Vu»


FUENTE: http://www.minutodigital.com/actualidad2/2008/12/16/el-miliciano-muerto-de-robert-capa-otro-montaje-de-la-izquierda/


A continuación, ésto es lo que se dijo en www.larazon.es

4 Julio 09 - J. R. Puyol /J. Ors - Madrid

El momento justo
Capturar el instante exacto de la muerte de un hombre es un caso casi excepcional. El propio Capa fue incapaz de reproducir ese momento cuando tomó la instantánea de un soldado norteamericano que caía muerto delante de él por el disparo de un francotirador el 18 de abril de 1945 en Leipzig, Alemania). Al cotejar las dos instantáneas de «Vu» se puede identificar una disposición especial de los rastrojos del campo que son esclarecedores. Un tallo vertical y otros dos horizontales en el suelo forman un eje cartesiano. Si sobre esa referencia se colocan ambas imágenes superpuestas se observa que ambos combatientes cayeron exactamente en el mismo sitio, como prueban la coincidencia de ese eje y el paisaje que hay detrás: son idénticos. Otra referencia es el abultamiento de un terrón en el suelo, justo en el lado inferior derecho, que ayuda a enmarcar a los dos soldados. Las fotos mantienen el mismo encuadre, están tiradas a la misma hora y desde el mismo lugar (¿Y qué reportero quedaría expuesto a un fuego cruzado de los dos lados?).


A estas evidencias se suma el material publicado por la revista «Regards» en el número del 24 de septiembre de 1936 (justo un día después de «Vu»). Ahí aparecen más fotos de la serie de Cerro Muriano. También hay dos milicianos en el suelo como si estuvieran muertos. Algunos expertos han señalado que, por la disposición de esos cuerpos, no parece que estuvieran muertos. La «maleta mexicana», además, ha aportado el cuerpo de otro republicano tumbado en la tierra muy parecido, por las referencias de su uniforme, al que se ve en «Vu», debajo de «El soldado caído». ¿Todos están muertos? Y si no lo estaban, ¿qué hacían todos ellos tumbados?


El único soldado que cayó el 5 de septiembre de 1936 en Cerro Muriano fue Federico Borrell García, que, curiosamente, no es ninguno de los que aparece en esas secuencias. Si se compara su retrato con el rostro de «El soldado caído» (como demuestra magistralmente el documental «La sombra del iceberg», de Hugo Doménech y Raúl Montesinos), se aprecia que apenas comparten parecidos. Mientras Borrell es un hombre joven, el miliciano abatido que aparece en la célebre fotografía es un hombre que ya ha entrado en edad adulta.


Robert Capa, joven y de izquierdas, ya había fotografiado con anterioridad unas maniobras en Santa Eulalia (que él mismo terminó admitiendo). Un reportaje, como se ve en algunas fotografías del libro «Death in the Making», en el que un conjunto de hombres descendía por una colina (de una manera muy parecida a la de Cerro Muriano) para cargar hacia unas supuestas posiciones enemigas. Algunas de sus características se distinguen en la serie de Córdoba.


Un hombre sin identidad
¿Quién es «El soldado caído»? Una investigación arrojó la teoría de un nombre: Federico Borrell García, conocido como «Taino», el único combatiente republicano que, según la documentación histórica, cayó en Cerro Muriano. La aparición, en el diario anarquista «Ruta Confederal» (en la imagen de la izquierda), en el que un compañero, como homenaje a su amigo, describía su muerte en una necrológica elogiosa, tachaba esa posibilidad. De hecho, «Taino» cayó, a las cuatro de la tarde, al ser alcanzado por los disparos del enemigo cuando permanecía oculto detrás de un árbol. En las fotografías de Robert Capa es evidente que no aparece ningún árbol. El documental «La sombra del iceberg» comenta este aspecto y, también, incluye otra prueba. En la camisa de «El soldado caído» no hay rastros de sangre y un forense afirmaba que esa no es la postura lógica de caer después de recibir el impacto de una bala.


El secreto de la maleta mexicana
La aparición en México de una maleta con 126 carretes fotográficos (cerca de 4.300 imágenes) de la Guerra Civil española datados entre mayo de 1936 y marzo de 1939 y pertenecientes a Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour, conocido como «Chim», abría la posibilidad para limpiar de sospechas la fotografía del republicano abatido de Robert Capa. Sin embargo, aportaba una instantánea nueva: una imagen vertical con un miliciano tumbado en el terreno con el rifle sobre el pecho y con la mano en el arma. Sumaba un combatiente más a la lista de soldados que ese día aparecen en el suelo. Y, por tanto, aumentan las interrogantes. ¿Cuántos hombres cayeron en esa jornada? La tesis oficial sostiene que durante unas maniobras un hombre recibió un disparo. Si resulta que sólo murió en esa fecha un soldado, ¿qué hacían los demás milicianos tumbados en la ladera de la famosa colina de Córdoba?


La maleta mexicana, cuyos documentos se presentan ahora en el MNAC, también contiene tres hojas de contactos de la serie que Robert Capa sacó en la batalla de Segre en 1938. Unas instantáneas que demuestran la genialidad del autor y por qué es una referencia incuestionable del fotoperiodismo del siglo XX. La exposición muestra este trabajo y repasa los reportajes que sacó durante la Segunda Guerra Mundial, como las conocidas instantáneas del desembarco de Normandía.


FUENTE: http://www.larazon.es/noticia/la-caida-del-miliciano-un-analisis-apoya-la-teoria-de-la-escenificacion


Por último, dejo el artículo de 20MINUTOS.ES. 17.07.2009

Probablemente es una de las fotos que mejor han simbolizado la Guerra Civil española y es un montaje.

La imagen no retrata al miliciano de Alcoy Federico Borrell mientras cae herido de muerte en Cerro Muriano (Córdoba) durante los combates del 5 de septiembre de 1936, según confirma El Periódico de Catalunya.

Las 40 fotografías de la exposición Axò és la guerra! Robert Capa en acció y Gerda Taro del Museu d'Art de Catalunya prueban el montaje. Aunque la famosa foto de Capa no retrataba suficientemente el fondo para establecer el lugar de la fotografía, otras fotos tomadas ese mismo día sí.

La célebre fotografía fue tomada en la loma de Las Dehesillas, cerca de Espejo (Córdoba) a 10 kilómetros del frente de batalla y a 50 de Cerro Muriano.

En dicha localidad cordobesa sólo hubo combates entre el 22 y el 25 de septiembre, 20 días después de que los fotógrafos dejaran la zona y al mismo tiempo que la imagen salía publicada en la revista francesa Vu.

Fotografías míticas con truco

La fotografía de Capa no será la primera ni la última en dejar en evidencia un montaje. El célebre beso del francés Robert Doisneau, que siempre se aseguró que había sido un beso captado en la calle al azar, se descubrió que era un montaje protagonizado por modelos.

FUENTES:

1º.- http://www.20minutos.es/noticia/480628/undefined

2º.- http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=630118&idseccio_PK=1013


Bueno. Ahora os toca dejar vuestros comentarios y yo compartiré mi opinión con vosotros respecto a este asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada