miércoles, 30 de diciembre de 2009

El párroco de San Nicolás exige la retirada de un pilar


Una chica recoge agua de la fuente adosada a una de las paredes del templo. Juan Palma

La estructura del edificio se encuentra varios metros por debajo del pilar, lo que ocasiona filtraciones de agua cada vez que ésta se sale fuera debido al uso continuo de los ciudadanos.

VÍCTOR MARTÍN FDEZ. GRANADA La Iglesia de San Nicolás, uno de los monumentos con más afluencia del Albaicín, muestra desde hace más de un año deficiencias en su estructura provocadas, según su párroco, por una fuente instalada en uno de sus laterales.

Hace tres años la fuente en cuestión estaba situada en la Plaza de San Nicolás, junto al aljibe del mismo nombre. Según denuncia el párroco de la iglesia, Francisco Javier Alaminos, fue el antiguo presidente de la asociación de vecinos quien insistió en que se trasladara a uno de los muros, hecho al que él se oponía desde un primer momento.

El traslado se produjo finalmente y el Ayuntamiento le aseguró que no provocaría ningún tipo de problema. Sin embargo, desde que fue instalada las humedades no paran de crecer en los muros del templo. "Dije que la impermeabilizaran, pero no lo hicieron y las manchas ya son enormes y están afectando al edificio", critica el párroco.

El principal problema radica, al parecer, en el emplazamiento de la fuente, al estar más alta que la estructura del propio edificio. Esto supone que toda el agua derramada por los usuarios vaya calando en la tierra y los cimientos, desestabilizando cada vez más el terreno y los muros.

Dentro del templo las manchas grises superan los seis metros de altura, los desmoronamientos de las paredes son continuos así como la caída de cascotes. Los vecinos aseguran que hasta hace bien poco el agua estuvo corriendo calle abajo durante dos semanas.

El padre Alaminos afirma llevar más de seis meses moviéndose por los medios de comunicación para dar a conocer el problema, pero hasta ahora todo el mundo ha hecho oídos sordos a su petición de retirar el pilar, tanto el Ayuntamiento como la Asociación de Vecinos.

Lola Boloix, representante del colectivo vecinal del Bajo Albaicín, asegura tener conocimiento de esa petición y afirma que existe una iniciativa privada para recaudar fondos. A saber, el pintor Miguel Rodríguez-Acosta se ha ofrecido para realizar una subasta en beneficio de la Parroquia de San Nicolás con obras de conocidos artistas amigos suyos. Para el párroco resulta de gran importancia salvaguardar este monumento que está enclavado en un sitio privilegiado, con una afluencia turística de gran envergadura como consecuencia de estar frente al mirador más famoso de la ciudad al que le da nombre.

La Iglesia de San Nicolás pertenece a al templo de San José, pero tanto éste como la Curia Eclesiástica no disponen de los medios económicos suficientes para hacerse cargo de los trabajos de restauración, asegura el padre Alaminos. El caso es que de no ser así se podrían ver obligados a cerrar, por temor a que algún día pueda ocurrir un accidente.

ENLACE: http://www.laopiniondegranada.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009071800_4_140639__Granada-parroco-Nicolas-exige-retirada-pilar

Ya sé que la Iglesia es la Iglesia, pero, por muy coñazo que a veces sea el clero, debemos hacerles caso cuando realmente sea necesario, porque en algunas cosas tienen razón. Me alegro de que, desde un principio, el padre Alaminos avisara del problema del pilar y que haya estado insistiendo desde entonces. Ésto demuestra que él si le presta importancia a la seguridad de los turistas y de los fieles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada