viernes, 5 de marzo de 2010

JOSÉ JAVIER ESPARZA - Oro

FECHAS: 20 y 21 de Septiembre de 2009.

La estupefacción me embarga. No salgo de mi asombro. La otra tarde me dispuse a estudiar el partido de baloncesto entre España y Grecia. Y según tomaba apuntes para describir la retransmisión de La Sexta, he aquí que Andrés Montes da paso a un propio que, sin venir a cuento, proclama: «El oro de Moscú nunca existió».

Documentos de los archivos secretos soviéticos lo demuestran. Todo fue una falacia de la dictadura (franquista)». El oro de Moscú: el oro que el Gobierno del Frente Popular mandó a Rusia durante nuestra guerra civil. Ahora resulta que se lo inventó Franco. ¿No es impresionante? De todas las páginas de la Historia Universal, desde las cuevas de Altamira hasta ayer por la tarde, hay pocos asuntos mejor documentados que este. Lo sabemos prácticamente todo sobre él: qué oro era (una parte de las reservas del Banco de España; otra parte fue a Paris), quién dio la orden (Negrín y Largo Caballero, en decreto reservado de 13 de septiembre de 1936, con firma de Azaña), cuándo se cogió el oro (el 14 de septiembre, de madrugada), quién dirigió la operación (Méndez Aspe), qué se llevaron (oro, plata, joyas, monedas, billetes), adónde lo trasladaron (a Cartagena), cómo se envió a Moscú (en barco), qué barcos eran (cuatro: Kine, Kursk, Neva y Volgoles), cuántas cajas iban (7.900, de las que llegaron 7.800), adónde arribaron (al puerto de Odessa), quién lo escoltó en Rusia (un regimiento del NKVD, luego KGB: el 173), dónde se guardó (en el Depósito del Estado de Metales Preciosos del Comisariado del Pueblo para las Finanzas).

Todo esto no lo sabemos por oscuras intuiciones, sino porque lo atestiguan los propios protagonistas del suceso y una abrumadora documentación al efecto.

Ahora bien, he aquí que el equipo de investigación histórica de Andrés Montes en La Sexta de Roures nos ofrece una versión radicalmente nueva de los acontecimientos: mintieron Negrín y su hijo, Largo Caballero y Araquistain, Orlov y Krivitski y Méndez Aspe y Amaro del Rosal, como mienten todos los documentos oficiales; el Oro de Moscú nunca existió, todo es «una falacia de la dictadura». No cabe sino animar al equipo de Andrés Montes para que siga en esta línea de revisión histórica. Igual averiguan que el Oro de Moscú se lo quedaron Aznar y Bush. Cágate, lorito.

Pero aún existe gente que no está de acuerdo con ésto. Entre ellos se encuentra Juan Manuel Rodríguez, periodista deportivo y dueño del blog "El último raulista vivo", quien afirmó lo siguiente:

"Me cae muy bien Mel Otero, compañero de La Sexta. Creo que, al contrario de lo que suele ocurrir en este oficio, sabe mucho y aparece más bien poco, pero afirmar, como afirmó en la transmisión de las semifinales contra Grecia, que "el oro de Moscú nunca existió" es faltar a la verdad histórica. De Carreñoski, que rebautizó a la madrileña Plaza de Colón como la Plaza Roja, podía esperármelo todo, pero de Mel, que no es un busto parlante y que tiene opinión y formación, no. De esto sabe mucho más que yo Pío Moa pero, al contrario de lo que canta Andrés Montes, tampoco es cierto que el oro de Moscú esté en Polonia puesto que aquel simplemente desapareció, voló, se esfumó. Pregunten por Negrín.

FUENTES:

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/orgulloso-de-nuestros-gigantes-5225/

http://www.laverdad.es/murcia/20090921/gente/-20090921.html

www.nortecastilla.es

www.alborayaypunto.com

www.scribd.com

www.elcorreodigital.com

www.diariosur.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada